j u a n s t a m @ g m a i l . c o m           
  Buscar  
 sábado, 16 de enero de 2021 ..:: Blogs ::..    Iniciar   

*** Para evitar abusos, todo comentario será revisado antes de su publicación ***Nota: Los comentarios han sido temporalmente desactivados para mantenimiento del sistema.

 El Año de Jubileo (I) Minimizar
Ubicación: BlogsBlogs de Juan Stam    
Publicado por: juanstam 18/12/2007

 El Año de Jubileo

 

     La Biblia contiene muchas sorpresas, y una de las más bellas es la enseñanza sobre el año de Jubileo. Imagínese usted, amigo lector, un año en que se cancelan todas las deudas de toda la nación, por un plumazo.  !Borrón y cuenta nueva, y nadie debe nada a nadie! ¡Todo un paraíso para los pobres endeudados! Y no sólo eso. En ese año se hace también una total reforma agraria, para que todas las familias vuelvan a tener parcelas iguales de terreno productivo. ¡Tierra para los "sin-tierra", justicia para los desahuciados! ¡Todo eso y mucho más, por ley divina, cada cincuenta años!  Eso se llamaba "el año de Jubileo".

 

     De hecho, eran dos prácticas y dos leyes relacionadas.  Según "el Sábado de la tierra", promulgada en el capítulo 15 de Deuteronomio, cada siete años el israelita "perdonará a su deudor todo aquel que hizo empréstito de su mano, no lo demandará más a su prójimo, porque es pregonada la remisión de Jehová ... para que así no haya en medio de ti mendigo" (Dt 15:1-4). Además, en ese séptimo año cualquier servidumbre se cancelará y todos los animales de uno, y también la tierra misma, tendrán descanso completo, que será el "sábado" de ellos también. En todo momento, los fieles tienen que atender generosamente a los necesitados, "porque no faltarán menesterosos en medio de la tierra; por eso yo te mando, Abrirás tu mano a tu hermano" (15:11). Muchos pasajes del Antiguo Testamento aluden a esta legislación (Ex 21:1-6; 23:10-11; Dt 31:10-13; Neh 10:31) y Jesús mismo cita a Dt 15:11 para mandarnos a atender a los pobres (Mt 16:11; Mr 14:7; Jn 12:8).

 

     Después de siete "sábados de la tierra", que sumarían 49 años, el siguiente año, el número cincuenta, se proclamaba "el año de jubileo" de Levítico 25, que se menciona también en muchos otros pasajes. "Y contaréis siete semanas de años... Entonces harás tocar fuertemente la trompeta ... y santificaréis el año cincuenta, y pregonaréis libertad en la tierra a todos sus moradores; ese año os será de jubileo" (Lev 25:8-10). El nombre "jubileo", que no es lo mismo de "júbilo", se deriva de la palabra hebrea para "trompeta". El año de jubileo era el año del "trompetazo de la libertad".

 

     De nuevo en el año cincuenta, debían descansar los animales y la tierra (25:11), pero ahora es más: el texto repite dos veces que "volveréis cada uno a su posesión" (15:10,13). Cuando los israelitas entraron en Canaán, repartieron la tierra agrícola en porciones iguales a cada tribu, clan y familia, y sin duda hicieron lo mismo al regresar del cautiverio en Babilonia. Pero además, cada medio siglo se había de practicar una nueva redistribución de la tierra para volver a la igualdad para todos. Eso significaba que era imposible vender la tierra misma, ya que en el año cincuenta lo comprado regresaba a su dueño original; lo único que se podría vender y comprar fue determinado número de años de usufructo de la tierra, o sea, de cosechas futuras, hasta el año de jubileo (25:14-17).

 

     Detrás de este arreglo económico estaba una verdad teológica aun más radical, que formula el versículo 23: "La tierra no se venderá a perpetuidad, pues la tierra mía es; pues vosotros forasteros y extranjeros sois para conmigo" (Lev 25:23).  Dios es el único dueño de toda la tierra (Ex 19:5; Sal 24:1), y nosotros somos sus huéspedes en su tierra y sus mayordomos de ella. Por eso, no podemos vender lo que no es nuestro. Esto es uno de los principios bíblicos que militan fuertemente contra el concepto moderno de propiedad privada en vez de "tenencia" de bienes prestados y de mayordomía responsable y fiel de lo que no puede ser nuestro en último término.

 

     Aunque este modelo económico nos parece absurdo e inviable, desde la lógica de Dios es perfectamente coherente, hoy también. ¿Por qué deben los que ya tienen recursos, dinero extra que pueden dar en préstamos, aprovecharse de los que no poseen lo suficiente y tienen que pedir prestado?  ¿Por que deben algunos tener más tierra que otros, cuando Dios nos creó a todos iguales y nos ama a todos por igual? ¿Cómo se puede tolerar, bíblicamente, que los ricos tengan todo a su favor, hasta poder sacar beneficios de la necesidad ajena? Un sistema que permite eso, y hasta lo glorifica, está muy mal ante los ojos de Dios.

 

    Para neutralizar estas enseñanzas tan drásticas, algunos afirman que nunca fueron practicadas por Israel y por eso no pueden orientar nuestra conducta o inspirar nuestros valores hoy. ¡Qué argumento más extraño, como si nuestra desobediencia pudiera anular el mandamiento de Dios! Pero de hecho Israel, en sus épocas de obediencia a Dios y en momentos decisivos de su historia, como los inicios de la vida económica en Canaán y como el retorno del cautiverio babilónico (cf. Neh 10:31), sí las practicaba. Además, cuando no las practicaban, los israelitas sabían bien que debían cumplirlo y que estaban pecando al no hacerlo (Jer 34:8-17; cf. Isa 37:30).

 

Que Dios nos conceda a todos en 2008 no sólo un "feliz año nuevo" sino un verdadero "Año de Jubileo" en servicio de la igualdad, la libertad y la justicia que Dios quiere.

 

 

II. Año de Jubileo y Pentecostés

 

En nuestra columna anterior hicimos un resumen de dos aspectos de la ética social y económica de la Biblia. Según el Año Sabático, conocido también como "el sábado de la tierra" y "el año de la remisión", cada siete años los israelitas tenían que cancelar todas las deudas adquiridas, anular toda servidumbre, y dejar descansar todo el año a la tierra y los animales (Deut 15). Además, cada año cincuenta era el "Año de Jubileo". Con un trompetazo fuerte, Israel había de pregonar libertad a todos los moradores de la tierra, cumplir de nuevo las exigencias del Año Sabático, y además aplicar una reforma agraria total, para que cada cincuenta años todas las familias comenzaran con parcelas iguales de terreno productivo.

 

Este modelo es muy radical, y muchos quieren neutralizarlo con afirmar que nunca se practicaba, pero la verdad es que en sus períodos de obediencia a Dios, Israel sí cumplía estas leyes. Cuando no las obedecía, sabía que estaba desacatando la ley de Dios. Según Jeremías, cuando Nabucodonosor tenía sitiada a Jerusalén, el profeta ordenó a los ricos proclamar libertad y dejar libres a sus siervos (Jer 34:8-9, 13-15), como mandaban la ley del Año Sabático y del Jubileo. Los ricos reconocieron su pecado y liberaron a sus esclavos pero después, cuando Nabucodonosor se retiró, ellos se arrepintieron y volvieron a sujetarlos a servidumbre, contrario a la ley de Dios, profanando así su nombre (34:10-11,16). A eso Dios respondió, "Vosotros no me habéis oído para proclamar libertad cada uno a su hermano... He aquí, yo proclamo libertad, dice Jehová, a la espada y a la pestilencia y al hambre contra vosotros" (34:17).  Es claro que ellos entendían que tenían que cumplir el Jubileo y por no hacerlo, Dios les castigó con un "Anti-Jubileo".

 

A lo largo, la carne venció a la obediencia y se reconoció que sólo con la venida del Mesías y con el derramamiento del Espíritu se iba a cumplir debidamente estas leyes. Por eso se proclama proféticamente del Mesías, "El Espíritu de Dios está sobre mí, porque me ha enviado a predicar buenas nuevas a los pobres, ... a publicar libertad a los cautivos ... a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová" (Isa 61:1-2; éste último, probablemente equivalente de "Año de Jubileo"). Lo más interesante es que Jesús, para su sermón inaugural en Nazaret, escogió precisamente este pasaje, una clara promesa de Jubileo, como su texto (Luc 4:16-20). El Espíritu había descendido sobre él (Luc 3:22), y ahora él proclama libertad y Jubileo. Por eso, todo su ministerio debe entenderse como un proyecto de Jubileo en su total plenitud.

 

Este tema vuelve a aparecer con el día de Pentecostés.  De nuevo el Espíritu es derramado, ahora sobre el cuerpo de Cristo, en el día del nacimiento de la iglesia, y de nuevo se practica el Jubileo. Es muy posible que el mismo nombre "Pentecostés", como el día 50 después de la Pascua de Israel, se relacionara con el Jubileo, como año 50 dentro del siglo. Algunos han afirmado aun que el Pentecostés ocurrió en un Año de Jubileo, pero de cualquier forma, el Pentecostés cumplió la doble promesa de Isaías 61: el Espíritu fue derramado sobre la iglesia,  y los fieles repartieron sus bienes.

 

Cuando se habla del Pentecostés, se piensa casi exclusivamente en el don de lenguas. Pero fundamental también a esa "pentecostalidad" auténtica es el sermón profundamente bíblico que predicó Pedro (Hch 2:17-36) y también la práctica radical de la comunidad que ahí nació (2:42-47; 4:32-37). Llevaron el evangelio y el Pentecostés al terreno económico, de modo que "tenían en común todas las cosas, y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno" (2:44-45).  Después de otra poderosísima manifestación del Espíritu Santo, leemos que "ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común... Así que no había entre ellos ningún necesitado; porque todos los que poseían heredades o casas, las vendían, y traían el precio de lo vendido y lo ponían a los pies de los apóstoles; y se repartía a cada uno según su necesidad" (Hch 4:32-35). Básicamente, esos fondos se invirtieron en un proyecto de comedores populares para viudas pobres (Hch 6:1-7).

 

Son inconfundibles en estos pasajes los ecos de Deuteronomio 15, Levítico 25 e Isaías 61. No debe sorprendernos que este largo y maravilloso relato del Pentecostés, en sus múltiples aspectos, no es otra cosa que un nuevo Jubileo. Junto con lenguas y un profundo sermón bíblico, estas radicales acciones económicas pertenecen a la esencia de la pentecostalidad. Sin práctica de Jubileo, no hay Pentecostés, hoy tampoco.

 

 

III. Año de Juibleo y Pablo

 

   La enseñanza bíblica del Año de Jubileo incluía, como hemos visto en artículos anteriores, la cancelación de todas las deudas cada siete años (Dt 15:1-4) y una total reforma agraria cada medio siglo (Lev 25:10,13).  Por eso, Dios prohibió la "venta a perpetuidad" de la tierra, porque "la tierra mía es", dice el Señor (Lev 25:23). Como no podía existir la "propiedad privada", sólo se podría "vender" el usufructo de la tierra (sus cosechas) hasta el próximo Año de Jubileo (Lev 25:14-17). Cuando Israel vivía en obediencia a Dios, cumplía estas leyes, y cuando no las obedecía, sabía que estaba en rebeldía contra el Señor (Jer 34).

 

   Hemos visto también que el Jubileo es el tema del primer sermón de Jesús (Lc 4:16-20) y un aspecto central del significado del Pentecostés (Hch 2:42-47; 4:32-37). En esa original comunidad pentecostal, "ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común, y se repartía a cada uno según su necesidad" (Hch 4:32,35). El proyecto especial de esa comunidad pentecostal era un comedor popular para los pobres de Jerusalén (6:1-7). En un sentido esa forma radical de compartir los bienes fue voluntaria, porque la iglesia no es un estado político, pero a la vez era una obligación ante Dios, basada en la ley del Año de Jubileo.  Más que una invitación a la filantropía bondadosa, era todo un nuevo modelo económico.

 

   Algunos se han atrevido a decir que este proyecto de la iglesia pentecostal fue un error, o aun que actuaron en la carne, contrario al Espíritu Santo.  Es cierto que continuó la pobreza entre los creyentes de Jerusalén, pero eso no se vio como fracaso del proyecto sino llamado a intensificar la acción solidaria. Según Pablo, la decisión del Concilio de Jerusalén, guiada por el Espíritu Santo (¡Hch 15:28!), incluyó como su condición que "solamente nos pidieron que nos acordásemos de los pobres; lo cuál también procuré con diligencia hacer" (Gal 2:10).  En toda su labor misionera, Pablo cumplió ese compromiso hecho en Jerusalén de ser fiel al proyecto que nació el día de Pentecostés como práctica del Jubileo.

 

   Es especialmente impresionante el papel central de este tema en la culminación del ministerio de Pablo. El proyecto que marcó el final de su vida fue el de llevar una ofrenda a los pobres de Jerusalén, en las mismas monedas de las diferentes provincias, junto con creyentes representativos de cada zona evangelizada por él. (Eso lo expone Pablo en 1 Cor 16:1-4, 2 Cor 8-9, Rom 15:25-31 y lo narra Lucas en Hch 20:1-6, 22-25; 21:10-14,17. Hch 20:4 da la lista de los creyentes que acompañaban a Pablo). Eso no sólo sería un aporte monetario a los pobres de Jerusalén, fiel al ejemplo del día de Pentecostés y al mandato de Concilio de Jerusalén, sino también un gesto muy convincente de amor en Cristo en aras de la unidad del pueblo de Dios. Habían ocurrido muchos conflictos entre Pablo, con su ministerio a los gentiles, y los judeo-cristianos de Palestina. Al final de su ministerio, Pablo dedica todo su esfuerzo a favor de los pobres de Jerusalén y en pro de la reconciliación con los que le habían dado tanta guerra.

 

   Pablo sabía bien que este viaje iba a ser sumamente peligroso; es más, presagiaba su propia muerte como consecuencia (Hch 20:22-25). El Espíritu Santa le testificaba múltiples veces de este grave riesgo (Hch 20:22-25), y el profeta Agabo le exhortó, con lágrimas, no ir a Jerusalén (Hch 21:10-12). Sin embargo, con terca valentía y aun contra la voz profética, Pablo insistió en hacer el viaje (21:13-14).

 

   Lo más sorprendente de este último viaje de Pablo es que tuvo por fin un servicio a los mismos pobres que atendió la iglesia de Jerusalén después del Pentecostés. Pablo no iba a Jerusalén para una campaña evangelística, ni cursos de teología sistemática ni talleres de formación de líderes -- con todo respeto a esas muy dignas actividades. San Pablo estaba dispuesto a desafiar a las profecías y poner su propia vida en inminente peligro de muerte, por un proyecto de servicio a las necesidades materiales de los pobres de Jerusalén. Eso fue una consecuencia del proyecto de la comunidad pentecostal, el cual a su vez se basaba en el Año de Jubileo.

 

   En 2 Cor 8-9 Pablo elabora la base y la lógica de este proyecto mediante una hermosa teología de la gracia y la gratitud (8:9; 9:8-10,15). El trasfondo fue que los tesalonicenses (más pobres) habían cumplido su prometido aporte para la ofrenda (8:1-2), mientras los corintios (más ricos) no habían cumplido. Pablo apela al ejemplo de Jesús, "que siendo rico se hizo pobre" (8:9).  Más adelante, les asegura que Dios es poderoso para darles a ellos la gracia de ser generosos hacia los pobres (9:8-10). Y todo eso debe nacer de nuestra gratitud hacia Dios por su gracia para con nosotros (9:15).

 

   Llama mucho la atención que Pablo nunca pide dinero para si mismo ni para "la obra" o "el ministerio". Pide una ofrenda para los pobres, y él mismo da el ejemplo.  La razón básica, repetida dos veces en un solo versículo, es que Dios quiere la igualdad (2 Cor 8:14), lo mismo que en el Año de Jubileo y el proyecto pentecostal.  La desigualdad es un mal que no agrada a Dios.  Dios es enemigo declarado de cualquier sistema social que fomenta y favorece la desigualdad, como es nuestro actual sistema económico.

 

Permalink |  Trackback

Cometarios (26)  
Re: El Año de Jubileo (I)    Por maria elena peña de urtiz el 24/06/2008
que esta muy bien tener ese privilegio del año del jubileo asi tenemos mas derecho las familias a esa libertad quiere desir que a mexico le pueden regresar nuestro territorio de nuevo mexico si es asi ya estamos con nuestra bendion para mexicose debulve nuestro territorrio que dios nos ayude a recuperar lo nuestro

Re: El Año de Jubileo (I)    Por maria elena peña de urtiz el 24/06/2008
bueno si es que esiste eso aqui en mexico y que se respete el derecho de propiedad no se asi los mexicanos estariamos en nuestro territorio<br>

Re: El Año de Jubileo (I)    Por maria elena peña de urtiz el 24/06/2008
bueno si es que esiste eso aqui en mexico y que se respete el derecho de propiedad no se asi los mexicanos estariamos en nuestro territorio<br>

Re: El Año de Jubileo (I)    Por maria elena peña de urtiz el 24/06/2008
tanto que nos costo pagar la deuda esterna bueno grasias casi no entiendo de leyes pero es mi opinion personal dios les bendiga

Poner en practica para alcanzar grandes cosas    Por Ferchofuentes el 21/02/2009
En Guatemala es una gran bendicion de tierra, de mi parte deberiamos de aprender lo mismo como personas cambiadas en Dios empezar a dar el ejemplo , si queremos mejores cosas para nuestro pais y para nuestroa futura generacio . Nosotros somos la bendicion

Personas de reto    Por Ferchofuentes el 21/02/2009
Debemos ser personas de retos, en estos tiempos en q lamentablemente nuestro pais esta pasando momentos dificiles no solo economicamente sino en violencia etc. Debemos retomar el jubilo en el Señor y señirnos los lomos para trabajar por una Guatemala mejor ya q esta tierra es tierra donde fluye leche y miel, debemos trabajar en unidad .muchas bendiciones

Re: El Año de Jubileo (I)    Por Isidro Almendra Montano; Etnia Guambiano de Colomb el 01/07/2009
Los pueblos nativos compartimos esa opción, las tierras son colectivas, son comunitarios, solo se debe usufructuar y usufructuar bien, de lo que se produce la tierra se comparte con las familias, con los necesitados, hasta aqui estamos bien. Ahora vale la pena la práctica de la segunda parte, la devolución a los dueños para que no haya mendigos, en Colombia la violencia es por la inequidad de las riquezas, que toda la riqueza esta concentrada en unos pocos, el Estado que supuestamente proteje los derechos de sus ciudadanos, es el que arrebata mediante determinaciones legales, por eso las concesiones a multinacionales para la explotación de algun recurso (El carbon por ejemplo, las minas de oro entre otros). se contamina las fuentes de las aguas, se cambia el entorno. Esto es un tremendo pecado, Que Dios nos ilumine a cada corazón para comprender el año de jubileo. Gracias

Re: El Año de Jubileo (I)    Por Roxana el 01/05/2010
en donde será mañana 2 de mayo el jubileo?

Re: El Año de Jubileo (I)    Por YURANY el 12/05/2010
ME GUSTARIA SABER SIERTA INFORMACION SOBRE UNA MONEDA DEL AÑO DEL JUBILEO <br>

Re: El Año de Jubileo (I)    Por Jorge murillo el 01/11/2010
es muy bueno es te tema<br>

Re: El Año de Jubileo (I)    Por Antonio velasco el 20/11/2010
bendiciones..buena ense#anza

Re: El Año de Jubileo (I)    Por CRIS el 03/01/2011
CREO QUE ES UNA LEY CQUE DIOS DIO,Y ESTOY SEGURA QUE ESTE AÑO SE NOS DEVOLVERA LO QUE POR HERENCIA NOS CORRESPONDE,

Re: El Año de Jubileo (I)    Por nombre y apellidos apartados el 09/03/2012
es un muy bueno pq es un regalo divino de EL SEÑOR JESUCRISTO <br>

Re: El Año de Jubileo (I)    Por liz el 22/03/2012
Aleluya este año llegara y quedara libertad de por vida en este año las bendiciones llegaran y sobreabundaran !!! Esperemoslo con alegriaaaaaaa... Gloria a Dios...

Re: El Año de Jubileo (I)    Por manuel cojulun el 26/06/2012
Esperamos el jubileo mas glorioso cuando en el cielo recibmos lo prometido por DIOS y que por medio de JESUCRISTO quien nos rescató de las garras del diablo nos otorge las preciosas y grandisimas promesas.<br>

Re: El Año de Jubileo (I)    Por Bryan perez el 03/07/2012
no se si sabian pero este año es el año del jubileo igual q todos los años xq Dios siempre nos perdona, nos libera de deudasx y nos provee<br>

Re: El Año de Jubileo (I)    Por juanstam el 03/07/2012
!pero falta la reforma agrria y la cancelación de tidas las deudas!

Re: El Año de Jubileo (I)    Por ALEX el 31/12/2012
BUEN TEMA BENDICIONES

Re: El Año de Jubileo (I)2013 es mi año de jubileo!!! Hora de tocar trompeta de victoria!!!    Por Kathya el 31/12/2012
DIOS es divino y perfecto!! Y da a cada uno según la medida de fe y confianza y fidelidad x el no es deudor de nadie!! Y nos da todos los días el pan, la familia , libertad, salud, trabajo , amor. Misericordia y muchísimas cosas que no se pueden comprar con dinero!! Sobre todo lo mas importante su AMOR que se puede ver a través de su amado hijo JESUCRISTO , que fue quien nos liberto , pagando nuestras deudas , porque antes éramos esclavos del pecado!! Y JESUCRISTO nos dio un jubileo eterno al pagar nuestras deudas con su sangre!!! Cosa que nadie podría haberlo hecho!! Para mi cada año que pasa es un año de jubileo !!!

Re: El Año de Jubileo (I)    Por Martha Acosta el 18/02/2013
Buena enseñanza. Felicitaciones.<br>Dos preguntas: dentro de esa reforma agrícola, donde cada uno recuperaba sus tierras, ¿Cómo hacían, si no era suficiente la tierra inicial, ya que lo más probable era que los miembros de las familias eran más numerosos? ¿Dónde quedaban los animales, si alguno tuviere mucho ganado y la tierra inicial era insuficiente?. Gracias.

Re: El Año de Jubileo (I)    Por GLADYS MATIZ el 18/02/2013
ES EL AÑO 50 DE MI ESPOSO ROBERTO Y DIOS LE DEVUELVE 7 VECES MAS ES LA PALABRA PROFETICA QUE EL SEÑOR LE DIO A LOS 49 GRACIAS DIOS LO CREEMOS<br><br><br><br><br><br><br><br><br><br><br>

Re: El Año de Jubileo (I)    Por jonathan dowlos el 28/04/2013
gracias por la información me ayudo mucho en una tarea de Teología

Re: El Año de Jubileo (I)    Por elizabeth valdez el 27/08/2013
mi comentario es : q estoy leyendo el librode levìtico y me sorprendì de estos principios divinos c respecto al hombre y a su entorno social, por eso me interes`en indagar mas y estoy feliz de conocer como Dios piensa en el hombre y en sus necesidades..esto por supuesto es ignorado por los gobernantes y por el comùn de los hombres, la tierra serìa distinta si se tomara en cuenta los preceptos de Dios..gracias por aclarar mejor estos conocimientos.<br>

Re: El Año de Jubileo (I)    Por ileana el 14/01/2014
Este año 2014 es profeticamente mi año de jubileo aleluya

Re: El Año de Jubileo (I)    Por Nora el 30/09/2014
Por eso siempre me he preguntado cuando viajó y miró enormes hectáreas de tierras sin abitantes...son deJehova.. porque las venden porque se posesiónan de ellas los gobiernos. .sera que no leen la biblia.O la an querido ignorar para gustificar todas sus fechorías.

Re: El Año de Jubileo (I)    Por RAUL el 06/05/2015
En el tiempo moderno hay que crear la herramientas necesarias dentro de nuestras sociedades que nos aproximen al jubileo.<br>Humildemente , Les propongo, adaptada en forma ,lenguaje y ley ,a los tiempos modernos, lo que en la actualidad sería un verdadero jubileo.<br>www.comercioscolaborativos.com


*** Para evitar abusos, todo comentario será revisado antes de su publicación ***Nota: Los comentarios han sido temporalmente desactivados para mantenimiento del sistema

 Entradas Anteriores Minimizar
Para ver entradas anteriores de los Blogs, seleccione el mes deseado en la sección de Blogs Archivados. Estos se encuentran al inicio de esta página, en la columna de la derecha...

 _ Buscar en los Blogs _ Minimizar

 __ Blogs Archivados __ Minimizar
Archivo
<enero de 2021>
lunmarmiéjueviesábdom
28293031123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
1234567
Mensual
diciembre de 2020
julio de 2020
mayo de 2020
septiembre de 2019
enero de 2019
octubre de 2018
septiembre de 2018
agosto de 2018
julio de 2018
junio de 2018
mayo de 2018
abril de 2018
marzo de 2018
febrero de 2018
enero de 2018
octubre de 2017
junio de 2017
abril de 2017
marzo de 2017
febrero de 2017
noviembre de 2016
octubre de 2016
septiembre de 2016
agosto de 2016
junio de 2016
mayo de 2016
marzo de 2016
enero de 2016
noviembre de 2015
octubre de 2015
septiembre de 2015
agosto de 2015
julio de 2015
mayo de 2015
abril de 2015
marzo de 2015
febrero de 2015
enero de 2015
diciembre de 2014
noviembre de 2014
octubre de 2014
julio de 2014
junio de 2014
mayo de 2014
marzo de 2014
febrero de 2014
enero de 2014
noviembre de 2013
octubre de 2013
septiembre de 2013
julio de 2013
junio de 2013
mayo de 2013
abril de 2013
enero de 2013
diciembre de 2012
noviembre de 2012
octubre de 2012
septiembre de 2012
agosto de 2012
julio de 2012
junio de 2012
mayo de 2012
abril de 2012
marzo de 2012
febrero de 2012
enero de 2012
diciembre de 2011
noviembre de 2011
octubre de 2011
septiembre de 2011
agosto de 2011
julio de 2011
junio de 2011
mayo de 2011
abril de 2011
marzo de 2011
febrero de 2011
enero de 2011
diciembre de 2010
noviembre de 2010
octubre de 2010
septiembre de 2010
agosto de 2010
julio de 2010
junio de 2010
mayo de 2010
abril de 2010
marzo de 2010
febrero de 2010
enero de 2010
diciembre de 2009
noviembre de 2009
octubre de 2009
septiembre de 2009
julio de 2009
junio de 2009
mayo de 2009
abril de 2009
marzo de 2009
febrero de 2009
enero de 2009
diciembre de 2008
noviembre de 2008
octubre de 2008
septiembre de 2008
agosto de 2008
julio de 2008
junio de 2008
mayo de 2008
abril de 2008
marzo de 2008
febrero de 2008
enero de 2008
diciembre de 2007
noviembre de 2007
septiembre de 2007
agosto de 2007
julio de 2007
mayo de 2007
marzo de 2007
febrero de 2007
enero de 2007

Introducción  |  Blogs  |  Fotos  |  Contacto

(C) 2007, 2021 Juan Stam, Costa Rica  - Código del Portal es (C) DotNetNuke Corporation